El día comenzó bien temprano, con desayuno a las 7:00 y encuentro con el resto de compañeros #Erasmus en el desayuno del hotel. A las 7:30 nos recogió el autobús que nos llevaría al Space Camp Turkey de Esmirna, fundado por el antiguo astronauta turco Kaya Tuncer. Allí nos dividieron en grupos y nos hicieron un tour por todas las instalaciones, repletas de simuladores, con trajes espaciales e incluso nos hicieron una demostración de experimentos de física y química, que sin duda fue lo mejor de la visita. Una excursión muy interesante que despertó las ganas de seguir aprendiendo ciencias e incluso de dedicarse a la divulgación científica, uno de los objetivo de nuestro proyecto #ScienceinOurHands,

 

PHOTO-2021-10-11-22-01-24-3

Image 1 De 14

Nos dirigimos más tarde a comer en un bufé libre en la localidad de Selçuk. Tuvimos la suerte de probar varios platos típicos y hacer las primeras compras de recuerdos de nuestra estancia en Turquía.

Tras la comida, visitamos el yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Éfeso, habitado en la actualidad sólo por gatos, que se dedican a asustar de vez en cuando alumnos españoles cuando menos se lo esperan. Además de los felinos, contemplamos una cantidad enorme de ruinas romanas, desde teatros, a la antigua biblioteca, baños, estatuas de dioses como Hércules o Nike, piedras grabadas con símbolos que hoy identifican a farmacia o la medicina y una cantidad innumerable de columnas, edificios, calles, tumbas y restos arqueológicos de gran valor. Una visita que sin duda quedará en nuestra memoria para siempre

Para seguir con el intenso día, repleto de sensaciones y descubrimientos, nos llevaron a conocer un pueblito llamado Şirince, donde comprobamos que aquí también se rinde culto al vino. Los perros y gatos son sin duda los dueños de la zona, ya que campan a sus anchas y les gusta interaccionar con los turistas. La hora y media de tiempo libre sin profesores, la aprovecharon los alumnos para conocer mejor al resto de compañeros y descubrir por sí mismos el pintoresco pueblo.

Ya cerrando el día, hicimos parada en un restaurante típico para degustar unas brochetas llamadas çop çis, unas guindillas que hicieron saltar las lágrimas a los valientes que se atrevieron a probarlas y un refresco hecho con yogur que no tuvo la misma aceptación en la expedición española que en la turca…

Sin tiempo para más, volvimos al hotel a recargar las pilas para poder seguir disfrutando de la experiencia #ErasmusPlus que nos brinda nuestro proyecto #ScienceinOurHands.

Anterior

Autor

Colegio Ruta de la Plata

Colegio bilingüe de Almendralejo y Centro Autorizado de Cambridge English.

Los comentarios están cerrados
 

Suscríbete al BLOG del Colegio Ruta de la Plata